Ya que en el calendario tradicional, hoy la Iglesia celebra “Sanctissimi Nominis Iesu” (Santísimo Nombre de Jesús). Quisiéramos ofrecerles la siguiente reflexión:

El nombre de Jesús merece respeto y reverencia. Una excelente resolución para este año que comienza y para siempre, es dejar de referirse a Nuestro Señor, su Divina Majestad, con nombres infantiles, irreverentes e insolentes como “Mi socio”, “Mi Yisus”, “flaco”, “barbas”, o como recientemente las jóvenes, han venido propagando en las redes sociales, el tratar a Nuestro Señor como si fuera su “Amigovio” (Amigo-Novio) u otros similares.

Resultado de imagen para jesus amigo
Jesús mi “Amigovio”

Esto suele ser el pan de cada día en los “Grupos Juveniles”. Pero siempre hay tiempo para mejorar, si recién se enteran que está mal, estaban cometiendo un pecado venial. Pero si alguien continúa violando el Segundo Mandamiento, ahora con conocimiento, deben tener agallas, pues ya sería pecado mortal.

Dice el Catecismo Mayor de San Pío X

374.- ¿Que nos prohíbe el 2do mandamiento: No tomarás el nombre de Dios en vano?

-Nos prohíbe: 1º., pronunciar el nombre de Dios sin respeto; 2º., blasfemar contra Dios, contra la Santísima Virgen y contra los Santos; 3º., hacer juramentos falsos o no necesarios o de algún modo ilícitos.

375.- ¿Qué quiere decir pronunciar el nombre de Dios sin respeto?

-Quiere decir pronunciar este santo nombre y todo lo que se refiere de un modo especial al mismo Dios, como en nombre de Jesús, de María y de los Santos, con algún enojo, por burla o de otra manera poco reverente.

Resultado de imagen para jesus amigo

Dice el Catecismo de la Iglesia Católica.

2144 La deferencia respecto a su Nombre expresa la que es debida al misterio de Dios mismo y a toda la realidad sagrada que evoca. El sentido de lo sagrado pertenece a la virtud de la religión:

«Los sentimientos de temor y de “lo sagrado” ¿son sentimientos cristianos o no? […] Nadie puede dudar razonablemente de ello. Son los sentimientos que tendríamos, y en un grado intenso, si tuviésemos la visión del Dios soberano. Son los sentimientos que tendríamos si verificásemos su presencia. En la medida en que creemos que está presente, debemos tenerlos. No tenerlos es no verificar, no creer que está presente» (Juan Enrique Newman, Parochial and Plain Sermons, v. 5, Sermon 2).


2145 El fiel cristiano debe dar testimonio del nombre del Señor confesando su fe sin ceder al temor (cf Mt 10, 32; 1 Tm 6, 12). La predicación y la catequesis deben estar penetradas de adoración y de respeto hacia el nombre de Nuestro Señor Jesucristo.

2146 El segundo mandamiento prohíbe abusar del nombre de Dios, es decir, todo uso inconveniente del nombre de Dios, de Jesucristo, de la Virgen María y de todos los santos.


*Permitida su reproducción mencionando a LiturgiayTradicionCatolica.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s